Seguidores

17 de julio de 2014

Estoy luchando en una guerra, en una guerra contra mi misma, donde no encuentro la salida para poder vencer esta depresión, que ni siquiera tengo fuerzas para salir de esta. Es una jodida rutina diaria en donde después de una simple sonrisa fingida hay miles de lágrimas con sentimiento, con dolor, con rabia, pero siguen siendo lágrimas vacías, como yo.
Que a pesar de haber dado muchas oportunidades, tropezando cada vez con una piedra, no logré apartarlas del camino y cada vez que caía resultaba herida. Y así, al final llegué al límite en el que tantas heridas ya no duelen, ya no las sientes, y eso es lo que ha pasado con mis sentimientos, como si se hubieran esfumado, como si hubieran dejado de existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada