Seguidores

17 de julio de 2014

Que estas ojeras ya no son por ti chico, son por mi. Por haber creado entre todos poco a poco este desorden mental, este odio propio, esta autoestima inexistente.
A base de insomnio, antidepresivos, heridas, lágrimas, auto-lesiones, psicólogos e incluso psiquiatras y sonrisas fingidas, vivo. Nada ni nadie consigue realmente hacerme sentir bien todo el día o al menos la mayor parte de él. Que si, que mientras hable con alguien que me haga sentir bien, todo perfecto, pero ¿y cuando me quedo sola, mientras duermo, sueño, pienso? ahí me hundo completamente, y sé perfectamente que nadie va a poder sacarme de esta mierda en la que llevo metida años. Di demasiado de mi, para no recibir nada, di cosas que ni tenía para que luego me decepcionaran, para luego terminar herida y llorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada