Seguidores

4 de noviembre de 2013

Se suponía que tenía que ser fuerte ante todo, fuerte a cualquier golpe que pudiera recibir, pero no sé que es lo que pasó, o quien me hizo débil. Hay días en los que me apetece comerme el mundo, otros en los que el mundo me come a mi. Que no quiero volver a esa mierda donde los demás me levantaban, donde tenía que ser arrastrada para seguir adelante, en cuanto hace un tiempo, siempre era yo la que tenía que tirar de los demás. Me canso de estar siempre con los jodidos altibajos y que mi estado de ánimo parezca una montaña rusa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada