Seguidores

18 de noviembre de 2014

Quizás las cosas no siempre salen como uno quiere, como uno piensa, o como uno espera, quizás lo que pasa es todo lo contrario a lo esperado. Y realmente pienso que siempre hay que tener esa barrera que te sujete fuerte y te impida caer después de saber que todo lo que hacías, todo lo que pensabas, no saliera bien después de todo el esfuerzo. Pero todo tiene una parte buena, dicen que cuando algo no funciona, o alguien no es para ti es porque hay alguien mejor esperándote, supongo, porque ya no sé si creer en lo que dicen, si mantener la esperanza en algo, sacar la poca felicidad que me queda, o ya darme por vencida respecto a todo. Siento que he gastado más energía de la que debería. Mi fallo es que cuando llega alguien que es capaz de quitarme esa barrera me siento indefensa, porque puede llegar a hacerme daño con lo más mínimo. Y es que durante mucho tiempo me pongo esa barrera para que dejen de hacerme daño, para dejar de sufrir por cualquier tontería, porque algunas veces he logrado ser fuerte con esa barrera, pero cuando me quitan la barrera, sé que estoy tocada y hundida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada