Seguidores

14 de marzo de 2013

Justo en ese momento, fué cuando sentí un "cracks" en mi interior, era mi corazón, por lo visto, no era inmune a mis sentimientos, y menos a las palabras de él. Cuando escuché ese "Lo siento pequeña, mi intención no era hacerte daño, luchabas por algo que ocurría en tu mente, algo que tú imaginabas, y no algo que era real." Y sí, en parte tenía razón, pero...¿cómo podía estar tan seguro de ni siquiera sentir el más mínimo? Todas las respuestas, todos esos gestos, me llevaron a un solo camino, a una sola conclusión; jugó conmigo. Ese cabrón jugó conmigo, como hizo con todas las demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada