Seguidores

6 de enero de 2012

No me preguntes por qué, porque ni yo se la razón, pero cada vez que hablo contigo me olvido de todas aquellas cosas malas, de todos los momentos que he sufrido, te todos los llantos que he tenido. Cada vez que te conectas le doy a inicio, para volver a tener algo tuyo escrito, para hacer que mi ilusión vuelva a estar ahí. Tampoco me preguntes el por qué te extraño cada segundo, no me preguntes por que te quiero, no me preguntes por que me siento bien contigo. No es que no lo sepa, si no porque es absurdo preguntarme algo que ya sabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada