Seguidores

31 de diciembre de 2011

Hey, sí, tu, deja de estar infeliz contigo mismo, eres perfecto. Dejar de desear querer ser otra persona, o otra persona que a otra gente les gustaría que fueran. Deja de tratar de llamar la atención de aquellos que te hirieron. Dejar de odiar a tu cuerpo, tu cara, tu personalidad, tus caprichos, los amo. Sin esas cosas, no serías tu, y ¿por qué quieres ser alguien más? Tienes que estar seguro de ti mismo. Sonríe. Porque así vas a atraer a la gente. Si alguien te odia es porque eres feliz contigo mismo, entonces saca el dedo medio en el aire y di que les den a todo el mundo. Mi felicidad no depende de los demás. Estoy contenta porque me encanta lo que soy. Me encantan mis defectos. Me encantan mis imperfecciones. Son mi identidad, y me hacen diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada