Seguidores

19 de noviembre de 2012

Cuando se trata de ti, no hay mas miedo que recorra dentro de mi qu el perderte. No hay ilusión mas grande en mi que poder estar a tu lado abrazándote y besándote. Lo único que temo es el que tu no quieras estar a mi lado, que tu prefieras amar a otra, y que tengas esos sentimientos por ella en vez de por mi. 

14 de noviembre de 2012

-¡Hey! Oye, ¿que tal? Hace tiempo que no se nada de ti.
+Ya, nadie ya no sabe nada de mi, desaparecí por un tiempo.
-¿Y eso? ¿Por qué? Por cierto, ya no veo esa sonrisa que hace tiempo veía en ti.
+Si, lo sé, todo el mundo me lo dice, y créeme que a mi también me fastidia eso. La gente ya no es como era. No se si soy yo que he cambiado, ellos han cambiado, o el mundo se ha vuelto contra mi y contra mi sonrisa, pero ahora solo se limitan a criticar una cosa y luego ellos son los que lo imitan, son ellos los que se empeñan en hacerte daño, se empeñan en hacerte la vida imposible.
-Pero si tu nunca te rendiste, ¿como es que ahora si?
+La paciencia se agota, el tiempo que pasa se hace más difícil, y no poder desahogarse como uno quiere y cuando puede hace todo esto.
-Si tu siempre dijiste que hay que ser como uno quiere, que quien te quiere te aceptará, ¿o no era así?
+Si, efectivamente, hay que ser así, siempre hay que ser así, pero yo ya me cansé de todo, me cansé de que la gente imitara lo que yo era, y llevarse ellos el mérito.
Siempre me empeñé en que si cambiara, si me conocieran como realmente soy se comportarían diferente conmigo. Y claro, siempre termino cambiando, cuando empiezo a soltarme, a ser como yo soy, siempre hay algo que me fastidia, hay algo que me hace venirme otra vez abajo. Hace tiempo me hice una promesa a mi misma, que iba a cambiar, que no iba a ser como antes era, y ahora me he defraudado, me defraude a mi misma, y eso nunca me lo voy a perdonar.
Y sigo empeñada en que algo en la vida me va a sorprender, esa es la única esperanza en la que nunca dejé de creer.

Intento cumplir mis metas; siempre me quedo a mitad.

¿Sabéis? Soy de esas personas que tienen muchas metas en la vida, pero todavía no he conseguido lograr ninguna. Sigo esperando ese algo que me haga creer en mi misma para poder conseguirlo. Pero a quien voy a mentir, tuve alguna que otra oportunidad, y nunca la aproveché. No es fácil si la gente de tu alrededor no te apoya ni te anima, y en cambio te echan la bronca diciéndote que tienes que espabilar. Ellos piensan que no me esfuerzo, en cuando si lo hago, aunque me cueste, quizás no me esfuerzo lo suficiente, quizás no me esfuerzo tanto como creo, pero lo intento, lo he intentado millones de veces, y ni siquiera se dan cuenta. Y esas cosas,  esas pequeñas cosas, son las que te hunden y hacen que te cueste seguir adelante, seguir con una sonrisa, esa sonrisa que tenía hace tiempo, esa sonrisa que la gente me sacaba cuando todavía tenía algo por lo que luchar.